23 de septiembre de 2016

Reseña: En el infierno no hay glamour de Lucy Sykes & Jo Piazza

Título: En el infierno no hay glamour
Título original: The Knockoff
Autora: Lucy Sykes & Jo Piazza
Editorial: Espasa
Páginas: 428
Año de publicación: 2016
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 9788467047899
PVP: 18,50 

PRIMER CAPÍTULO AQUÍ

Nueva York. Una de las capitales de la moda. ¿Cuánto darías por triunfar como directora de una exitosa revista de moda? Todo. Toda una vida de duro trabajo como una mujer independiente y urbana. Como hizo Imogen Tate en su día para llegar a ser directora editorial de la revista Glossy. 
Ahora, con cuarenta y dos años y después de un período de baja laboral, Imogen vuelve a la oficina donde se encuentra con una gran sorpresa: su ex asistente Eve Morton (recién graduada en la Harvard Business School) está planeando quedarse con su puesto y revolucionando la revista. Y es que Eve tiene la intención de cancelar la exitosa versión impresa a favor de la digital. 
¿Dejará Imogen que Eve la reemplace como si hiciera un clic en su ultra moderno Smartphone? ¿Luchará para recuperar el puesto que le corresponde? ¿O se rendirá al acoso de la inoportuna e irreverente Eve? 
Una exitosa, divertida y glamurosa novela que permite adentrarse en los entresijos del cambiante mundo de la moda y su adaptación a la revolución de Internet.
Imogen ha sufrido una enfermedad que le ha impedido trabajar durante bastante tiempo. Sin embargo, lo que encontró cuando volvió a la oficina fue algo que nunca imaginó. Eve Morton, su antigua asistente, está intentando hacerse con el control. La revista tal y como se conoce actualmente está a punto de cambiar por la plataforma digital. No obstante, Imogen ha trabajado día y noche para que esta revista triunfe y va a hacer todo lo posible para que esto siga así. Pero las diversas trabas que encontrará en el camino harán que Imogen se replantee si debe seguir luchando o rendirse ante Eve.

Tanto la sinopsis como la portada son muy atractivas, aunque no sabía con qué iba a encontrarme al leer esta novela. Debo decir que me ha sorprendido muchísimo.

Imogen es una mujer de cuarenta y dos años y protagonista de la novela. Ha pasado un último año muy duro debido al cáncer de mama que ha sufrido. Se nos presenta como un personaje con una gran fuerza de voluntad, que no se rinde y muy bondadosa, ayudando a todas las personas de su alrededor que lo necesite. Por otra parte, Eve es, sin duda, una antagonista perfecta. Mala perversa, caradura, antipática, avariciosa y autoritaria. Sin duda alguna, es el diablo personificado. En cuanto a los personajes secundarios, nos encontramos con Ashley, una chica muy dulce y amable que se va a convertir en las pocas personas que apoyen a Imogen de forma oficial. Rashid, por su parte, en un hombre que va a servir de gran ayuda a nuestra protagonista para el mundo digital.
En el infierno no hay glamour es, sin duda, una novela que no pasará desapercibida. En un mundo donde las nuevas tecnologías están en pleno auge, las personas deben acostumbrarse. Y esto es precisamente lo que encontramos en la novela. La obra está narrada en primera persona por Imogen, estando la risa asegurada a cada momento. Sin embargo, bien es cierto que los pocos momentos débiles de la protagonista van a hacer que se nos pase por la cabeza abandonar la novela. No obstante, los giros argumentativos, los personajes bien conseguidos y la habilidad para sentirnos parte de la historia, hacen de En el infierno no hay glamour una novela que debe leerse.


Aun así, ¿por qué nadie había consultado a Imogen antes de contratar a su antigua asistente para que ocupase un nuevo puesto? Así no se hacían las cosas. 
—Me muero de ganas de hablar de todos los cambios —continuó Eve—. La página nunca ha tenido tanta fuerza. Creo que te va a encantar el nuevo lanzamiento.

4'5/5

Espero que le deis una oportunidad a la novela.
¡Pasad un día estupendo!

2 comentarios:

  1. No lo conocía, no me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. No sé si está encuadrada dentro del chick lit, no me queda muy claro.

    ResponderEliminar